La Tercera: La Sociedad Martínez y Lagos obtuvo Premio Carlos Vial Espantoso entre las medianas empresas

Soc. Martínez y Lagos: contratos indefinidos

Dos momentos rememora Jorge Martínez luego de que su firma dedicada al procesamiento y exportación de productos del mar, como navajuelas, almejas y jibias, recibió el Premio Carlos Vial Espantoso 2015 a la mediana empresa. El primero, abrió su lista de agradecimientos: “Hoy recuerdo a mi abuela, que nos inculcó desde niños que con trabajo y fe siempre llegan buenos resultados”. El segundo fue relatado con un tono más duro, pero con algo de satisfacción: “Hace algunos años, la gerenta de riesgo de un banco nos dijo que nuestro negocio no era viable”. Hoy, la “Sociedad Martínez y Lagos”, que comenzó como una compañía familiar de Coronel en 2006, emplea a más de 110 trabajadores y exporta productos a España, EE.UU., México, Brasil y Japón, país que concentra el 60% de sus envíos.

En 2011, la firma logró rearmarse tras sufrir los efectos del terremoto. Uno de ellos fue la dificultad para conseguir financiamiento y otras coberturas que les ocasionó el ser calificados como una empresa riesgosa al estar ubicados a 200 metros del mar, en la Región del Biobío. Una vez superada esa valla y conseguidos los certificados necesarios, comenzaron a exportar. El proceso se consolidó entre 2013 y 2014 con una alianza con Goshoku, firma nipona que hasta ahora les otorga facilidades tecnológicas y capacitación en maquinaria y procesos productivos. Tan estrecha es la relación con estos asiáticos, que este martes, Tsuyoshi Sato, mánager de Goshoku, acompañó a Martínez en la recepción del premio.

¿Cuál fue la fórmula para ganar? Una cultura laboral que considera reconocimientos a través de bonos para todas las áreas, registra una carga laboral que se ha hecho más liviana debido a las mejoras en la planta y mantiene contratos indefinidos para todos los trabajadores desde el primer día. “No usamos contratos temporales, porque buscamos que la gente tenga un compromiso con la empresa desde el principio. Es una herramienta que también nos sirve para competir con la industria pesquera, donde las grandes empresas usan contratos por faena para cada temporada. Eso hace que los trabajadores no tengan estabilidad laboral”, explica Martínez.

El 80% del personal de la sociedad es femenino. Además, ofrecen a las familias de sus trabajadores beneficios como un operativo oftalmológico y exámenes preventivos de sangre. Actualmente, toda la plana administrativa estudia inglés, para reforzar los planes de expansión de la compañía en el extranjero.

“Con estas políticas logramos consolidar un muy buen equipo de trabajo que nos permite ser una empresa competitiva. Somos la séptima empresa de jibia a nivel nacional y nuestra gente entra con un mayor compromiso a trabajar”, destaca el ejecutivo. En sus planes de mediano plazo están construir un frigorífico de 600 toneladas e implementar una nueva línea de productos de jibia. “Queremos llegar directamente al supermercado japonés con productos más elaborados, como tentáculo de jibia y filete. Para eso estamos tomando algunas experiencias de las empresas de Japón y Perú”, adelanta.

 

Fuente: Diario La Tercera